Ponencias

En el marco de la Asamblea General de la Asociación Catalana de Industriales del Parquet — ACIP, el experto Manuel Toledano presentó la ponencia: «Claves técnicas para valorar un buen pavimento laminado». Toledano considera que actualmente el auténtico retó de estos suelos es lograr un «alma» o tablero capaz de absorber las humedades reduciendo al mínimo cualquier tipo de hinchamiento.

En el inicio de su exposición, Manuel Toledano, un experto en cuestiones técnicas y comerciales con una larga trayectoria en la industria de los pavimentos laminados, estableció los conceptos básicos para definir un pavimento laminado, en un momento en que los fabricantes están lanzados al mercado nuevos productos con una estructura muy similar al laminado sintético y sólo pequeñas diferencias en la capa superficial, etc.

En efecto. en los suelos laminados, la cara (u overlay), es una capa antiabrasiva que aporta al pavimento su alta resistencia superficial. La elevada resistencia del overlay se consigue porque su superficie contiene minúsculas partidas de corindón y está impreganada con resinas melamínicas. Debajo de esta capa se encuentra el papel decorativo. El «alma» es el material de soporte del suelo laminado. Se trata generalmen-te de tableros de partículas (según establece la norma europea EN 309). La norma europea específica de los pavimentos laminados, EN 316, distingue entre tableros de fibras de densidad media (MDF) o bien tableros de fibras de alta densidad (HDF). La contracara es la capa opuesta a la cara. Está compuesta normalmente por laminados HPL, CPL, papeles impregnados o chapa de madera. Se utiliza principalmente para contrabalancear y estabilizar el producto. Así pues, un suelo laminado está constituido por una cara, un alma y una contracara, perfilado y mecanizado en sus cantos con las dimensiones adecuadas. Estos elementos son formalmente machiembrados para facilitar el montaje durante la instalación.

Manuel Toledano explica que algunos fabricantes empiezan a utilizar la técnica de presión directa (DPL). En vez de poner el overlay como papel «fundible», ahora la mezcla se hace directamente sobre la resina, y en la impregnación las particulas de corindón se sitúan sobre sobre el papel decorativo, y se evita poner la capa de overlay. Otra nueva tecnología consiste en realizar la impresión de tinta con el diseño de cada modelo directamente sobre el «alma» o tablero del pavimento, no sobre papel blanco, y requiere la utilización de mucha resina para evitar el overlay y el papel decorativo.